LA PRIMERA EXHIBICIÓN DE CINE EN VITORIA-GASTEIZ

Domingo, día 1 de noviembre de 1896.
Este día, algunos vitorianos y vitorianas iban a ver, por primera vez, una de las maravillas del mundo: el cine, las imágenes en movimiento. Por primera vez en la ciudad se exhibía cine en la ciudad y el honor de dicho acto excepcional lo tuvo el Teatro Circo (sito en lo que hoy son los Florida Zinemak).
Aunque Vitoria era en esa época una muy pequeña ciudad, el hecho de estar cerca de Francia y de ser camino obligado entre París y Madrid, le abría muchas puertas y le hacía ser una ciudad pionera en muchos acontecimientos e inventos.

En la siguiente foto, Recorte de El Anunciador vitoriano del 3 de noviembre, sobre dicha primera exhibición cinematográfica:

El Kinematógrafo de Lumiere, había sido inventado el año anterior, la primera exhibición de cine que hicieron los hermanos Lumiere fue en París, menos de un año antes, el 28 de diciembre de 1895. La primera vez que se había visto cine en el reino fue pocos meses antes, en Madrid, en el hotel Rusia, el 15 de mayo de 1896. En el País Vasco la primera fue la más cercana a Francia, Donostia, el mes de julio, y en Bilbao en agosto (mismas fechas en que estuvo a punto de realizarse en Vitoria aunque en ese momento no pudo ser).
Días antes de este 1 de noviembre el empresario Alberto Durán había adquirido un “kinematografo” en París y lo trajo a Vitoria.
Las proyecciones de las películas (que duraban sólo unos minutos cada una) fueron realizadas entre el 1 y el 8 de noviembre, en el citado Teatro Circo .
Las primeras proyecciones que pudieron ver los vitorianos que tuvieron la suerte de asistir fueron algunas de las realizadas por Lumiere y otros genios de la época:
“Llegada de un tren” (donde la gente se estremecía y gritaba al ver un tren acercándose a ellos)
“Un baño de negros”
“El edificio de la Ópera de París”
“Miss Fuller”
“En la playa de San Sebastián”
“El fotógrafo”
Estos cortos se proyectaron en los entreactos de la obra de teatro que se ofertaba esos días: “Don Juan Tenorio”, de la compañía Bolumar-Vivas.
Uno de los días además se acompañaron las imágenes con sonidos de un Gramophone o Graphophone, similar a un fonógrafo, que, pese a las deficiencias técnicas, aún dio más espectacularidad a las proyecciones. Fue tal el éxito que los últimos días ya se programaron las proyecciones fuera de los entreactos, como espectáculo aparte, y con más títulos diferentes.

EL último día , día 8, entre los títulos exhibidos estaba uno en el que aparecía filmada una “casa de citas” y ello provocó una airada protesta en los círculos católicos de la cudad, como puede verse en este recorte del día 10 de noviembre de 1896, de El Diario de Álava, , en una columna titulada “LA PORNOGRAFÍA EN EL TEATRO CIRCO”, en la afirmaban que Vitoria jamás había presenciado tamaño espectáculo inmoral y pornográfico, sobre todo por uno de los cuadros donde se podía ver una “casa de…” (no ponían “de citas” para “no ensuciar el diario”, 🙂 )

Tras el éxito, el cine ya fue imparable. El gran coliseo vitoriano, el desaparecido Teatro Principal, presentó el día 25 de diciembre un “Cinematógrafo perfeccionado”, del francés Charles Kalb, con el que proyectaron películas hasta el 1 de enero de 1897.

Posteriormente el Teatro Circo, entre el 12 y 20 de junio de 1897, volvió a presentar películas. Así, en una crónica del día 16 de junio se puede leer que se proyectaron películas con estos títulos: “Llegada de un tren”, “ Salida de ciclistas”, “Desfile de artillería al trote”, “Descarga de un navío” y “Derrumbamiento de un muro”.
Otras exhibiciones contrastadas (habrá más pero no es cuestión de citarlas todas) fueron del 5 al 29 de agosto en un “local número 8 de la Calle Estación (Dato)”, del 14 de diciembre de 1897 al 2 de enero de 1898 en el Teatro Principal, con un nuevo “Cinematógrafo Lumiere” traído por el fotógrafo y pionero del cine Moreno, en marzo y abril de 1901 durante 5 semanas completas con un “Cinebiógrafo Lumiere” o en octubre de 1903 con un llamado “Cinebiógrafo”.
También fue el Teatro Circo quien por primera vez , el 11 de octubre de 1907, proyectaba en público en Vitoria (aunque se sabe que ya se habían proyectado antes en algunos salones o cafés) una película garbada en Vitoria: “Instalación de la primera piedra de la nueva catedral por el Rey y posterior paseo por la Calle de El Prado”.
Respecto a esto último, ya en 1897 los fotógrafos Moreno y su discípulo Salinas habían comprado la patente de Lumiere para poder filmar ellos mismos películas y exhibirlas, aunque esto será parte de otra HistoriadeVitoriaGateiz que se hará algún dia.
Simplemente avanzar que los vitorianos Moreno y salinas fueron los pioneros, los que realizaron las primera filmaciones de cine en el País Vasco, en el año 1897. La primera filmación, de la que no hay copia y no se ponen de acuerdo los expertos si fue o no exhibida al público, se llamaba “Vistas de la Plaza Vieja (Virgen Blanca)”. Si se tiene constancia de al menos una película realizada y exhibida por ellos (sin saber el título pero en la que “aparecían personas de la ciudad muy conocidas”), exhibida en enero de 1899, en el Café Calderón de la Calle de la estación.
También en junio un empresario afincado en Vitoria, José Flores, exhibió en Donostia al menos dos películas tituladas “Calle de la Florida” y Salida de misa de San Miguel” y, según el investigador Fernando Crovetto, al menos la película de la iglesia de San Miguel la exhibió meses antes, en enero-febrero, en un local numero 47 de la calle Estación, junto a otra titulada “Ejercicios gimnásticos por los alumnos de la academia del Sr. Baraibar” . Según el investigador Santiago de Pablo, de acuerdo a recortes de prensa, la de los ejercicios gimnásticos también fue exhibida antes del 16 de enero por Moreno y Salinas. Lo veremos más adelante en la próxima historia que contemos del cine en Vitoria. Por ahora baste decir que ya en 1898 Salinas y Moreno estaban rodando películas que al menos en enero de 1899 ya exhibían tanto ellos como algunos empresarios de este nuevo arte.

Foto de Teatro Circo en 1909. Foto Balbino Sobrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *