LAS 4 MESAS POR LA MEMORIA DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN VITORIA Y OTROS MEMORIAGUNE EN VITORIA-GASTEIZ

En las últimas fechas se han terminado de colocar en la ciudad cuatro “mesas de la memoria”, justo donde existen o existieron edificios que sirvieron para reprimir, asesinar o encarcelar a quienes no se mostraban entusiastas del golpe de estado franquista o lucharon contra él. Fueron cárceles, improvisadas o existentes, lugares donde se fusilaban a personas…. Estas son las 4 mesas, todas ellas obra del artista Iñigo Arregi Elorza. También presento al final otras acciones para la Memoria de las personas represaliadas por el Franquismo
Por cierto, las mesas forman parte del “Plan Memoria Histórica” recogidas en un decreto de Alcaldía tras un acuerdo plenario adoptado en enero de 2017 con los votos a favor de Todos los partidos políticos (EH Bildu, PNV, PSE, Podemos e Irabazi) y, casualidad, con la abstención del PP). (En la foto, lápida en el interior puesta hace años en memoria a los fusilados, foto de blog “tierras insolitas”)

 1.- MESA DE LA MEMORIA DEL COLEGIO SAGRADO CORAZÓN – PRISIÓN DE MUJERES

La mesa se colocó el pasado 28 de febrero de 2018, en la esquina de Manuel Iradier con Fueros, al lado del citado colegio.
El Colegio Sagrado corazón sirvió como cárcel de mujeres en esos primeros años del golpe militar, guerra y postfranquismo. En este colegio, requisado por el ejército golpista, decenas de mujeres pasaron un tiempo antes de ser enviadas a otras prisiones de mujeres o hasta su liberación (algunas no llegaron a ello, fueron fusiladas). El delito de estas mujeres, en muchas ocasiones era simplemente ser familia de “rojos”, otras veces era por ser miembros de algún partido republicado, anarquista o nacionalista, sin más acusación. En esta época, como ha ocurrido en otros conflictos de guerra, las mujeres tenían un doble castigo de género: a veces eran exhibidas por la calles, con el pelo rapado o con sólo un mechón con un lazo rojo en la cabeza, a veces en algunos pueblos las paseaban en ropa interior para mayor burla y castigo, en muchas ocasiones eran violadas… En Vitoria algunas presas eran obligadas a barrer la calle Dato y les hacían beber aceite de ricino para purgar sus estómagos y contribuir así a la humillación pública.
En la presentación de esta mesa de la memoria, junto a los concejales y concejalas del Ayuntamiento, estuvo Maruja Ruiz Fernández, hija de Columba Fernández, una de las mujeres presas en esta cárcel. Ni Maruja ni sus dos hermanos volvieron a ver a su madre tras el ingreso en este colegio-cárcel (su padre también estuvo preso en la cárcel de la calle la Paz y fue fusilado).(Foto del colegio en los años 40-50, aún con su cúpula)
Buscando información caí en un comentario hecho en una noticia sobre ello del periódico GasteizHoy. En él, Isaac Puente contaba otra historia, (que os resumo ahora) la de Columba Fernández, riojana pero desde muy joven viviendo en Vitoria. Con 38 años, el 31 de Julio de 1936, fue detenida. Por lo visto ella estaba en la entrada de la cárcel de la calle La Paz, esperando para visitar a algún familiar, como otras muchas mujeres, tratando de llevar comida, ropa, a sus maridos o padres o hermanos presos ahí, muchos de ellos arrestados estos primeros días del golpe de estado franquista y, según el atestado, en la fila alguien gritó a los soldados: “con vino y tabaco os están engañando”. Detuvieron a una mujer pero al final ella denunció a Columba como la autora de la frase. Columna fue detenida al día siguiente (era fácil, ya que ella había sido militante anarquista y había participado en movilizaciones obreras, por ello, directamente la mandaron a esta prisión). Tras tres semanas, fue interrogada por el juez. Columna dio por fin su versión diciendo que los soldados de guardia estaban bebiendo y le ofrecieron vino pero ella lo rechazó a pesar de que ellos seguían insistiendo. Los soldados no fueron interrogados y a Columna se la consideró como “muy peligrosa, relacionada muy de cerca con elementos marxistas, habiendo intervenido directamente en cuantas alteraciones de orden público, excitando siempre a la violencia y distinguiéndose siempre por sus insultos a la Fuerza Pública”. Posteriormente fue trasladada la cárcel de Laguardia y en septiembre otra vez a Vitoria-Gasteiz para ser juzgada siendo condenada por Consejo de Guerra a 4 años de prisión. A los 5 días, la sacaron con la excusa de llevarla otra vez a Laguardia y en el camino la asesinaron. Posiblemente la “saca” y su asesinato estuvo a la orden del “carnicero alavés”, Ruiz de Apodaca. Su cuerpo estará en alguna de esas cunetas de las que Rafael Hernando hacía mofa.(Foto del colegio desde la calle Florida, año 1930) 
Seguramente habrá decenas de historias como esta, mujeres presas, torturadas, violadas por cerdos vestidos de militar y asesinadas en uno de esos “paseíllos” que tanto gustaban a los mercenarios franquistas (en Álava tenemos un par de ellos muy famosos) , siendo finalmente una cuneta su única tumba.

(En esta foto se ve en primer plano la fábrica de Heraclio Fournier y al fondo el colegio, con su cúpula)

El colegio actual, como veis en esta foto, ha cambiado de fisonomía, desapareció la cúpula, desapareció toda la parte que daba a Manuel Iradier siendo sustituido por otro edificio más moderno… Se llama “Carmelitas Sagrado Corazón Ikastetxea” y pertenece a las Hermanas Carmelitas de la Caridad Vedruna (en honor a su fundadora inicial, en Vic, Santa Joaquina de Vedruna y de Mas) y fue fundado en Vitoria-Gasteiz en 1894.
Siempre fue un colegio para niñas pero actualmente es mixto, concertado con el Gobierno Vasco, acogiendo a 1344 alumnos/as desde educación infantil a bachillerato y alguna opción de FP. Como colegio Vedruna, ofrece un ideario católico humanista. Imparten las clases en modelo lingüístico B de euskera-castellano. En la foto siguiente, fotografía aérea del colegio actual:

2.- MESA DE LA MEMORIA DE LA IGLESIA-CONVENTO DEL CARMEN – CÁRCEL PARA REPRESALIADOS ANTIFRANQUISTAS

La mesa se ha colocado justo en la Plaza de El Carmen, frente a la entrada a la Iglesia del mismo nombre (Calle Manuel Iradier), el día 15 de marzo de este año 2018. Parte de este convento de El Carmen fue requisado por los franquistas para utilizarlo como prisión provisional de represaliados antifranquistas o sospechosos de serlo. En esta cárcel estuvieron por ejemplo personas como el poeta Estepan Urkiaga,”Lauaxeta”, o José Placer Félix de Lecea, juntero de la época (ambos fueron posteriormente fusilados).
En la inauguración, aparte de concejales y alcalde, estuvieron familiares de víctimas (como Félix Placer, el catedrático Santiago de Pablo, la investigadora Virginia López de Maturana…)

El conjunto de iglesia y convento de El Carmen es de estilo neoclásico moderno y fue construido entre los años 1897 y 1900 por el arquitecto vitoriano Fausto Íñiguez de Betolaza. Fue inaugurado y consagrado el 20 de abril de 1900, y allí se instaló la comunidad de Padres Carmelitas Descalzos que desde 1890 habitaba en unas casas y una capilla de la calle Vicente Goicoechea. Desde 1985 funciona como Colegio Mayor de Filosofía y Teología de los estudiantes del Seminario; desde 1980 es también la casa de la Curia Provincial de San Joaquín de Navarra, provincia carmelitana que comprende las provincias civiles de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, La Rioja y Navarra, más Vicariatos y Misiones en Asia, África y América y es también sede seglar (desde 1900 en que se fundó) de la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen.
(Vista aérea del conjunto convento-iglesia)

El edificio es de planta es de cruz latina, formada por tres naves de cinco tramos, más el crucero y la cabecera recta. Interior: nave central cubierta con bóveda de cañón y decorada con molduras de yeso pintadas. En los dos primeros tramos de las naves se sitúa el coro elevado. Varias de las esculturas, inclusive la de la Virgen del Carmen que preside el Retablo Mayor, son obras del artista Francisco Font. Partes mobiliarias importantes: el Retablo del Niño Jesús de Praga, el Retablo de Santa Teresa de Jesús, el Retablo de San José, el Retablo Mayor, el Retablo del Sagrado Corazón de Jesús, el Retablo de San Juan de la Cruz y el Retablo de Santa Teresita del Niño Jesús. Aspecto actual del conjunto desde la parte tarsera (foto de Zarateman y Googlemaps):

3.- MESA DE LA MEMORIA DE LA CÁRCEL MODULAR DE VITORIA – PRISIÓN EN LA POSTEGUERRA PARA ANTIFRANQUISTAS

En la calle Postas, en el cruce con la calle La Paz, desde el 7 de marzo de 2018 se puede ver esta tercera mesa de la memoria, justo enfrente de donde estaba la Cárcel de Vitoria, ya desaparecida (en lo que hoy ocupa dicho cruce y el edificio donde se ubica Cortefiel). La corporación municipal estuvo acompañada en la inauguración por algunas mujeres, hijas de algunos de los represaliados en dicha prisión (de hombres), como Araceli García (que tenía sólo 6 años cuando sacaron a su padre de dicha cárcel para fusilarlo luego en Azazeta junto a otros 15 más), o Felisa (cuyo padre también estuvo ahí encarcelado y después le fusilaron y enterraron en una fosa común en Ameyugo) o Pilar (hija de otro represaliado) y también Maruja Ruiz (hija de Columba Fernández, citada anteriormente, militante anarquista asesinada en su traslado a la cárcel de Laguardia y enterrada en alguna cuneta). Durante los años de la Guerra Civil y de la represión franquista, centenares de vitorianos fueron encarcelados allí por motivos políticos y muchos de ellos sufrieron la “saca” y posterior fusilamiento y abandono en las cunetas de la provincia.

La cárcel celular de Vitoria se construyó entre 1858 y 1859, mediante un proyecto del arquitecto Martín de Saracíbar, siendo inaugurada en 1861 y funcionó hasta el año 1973 en que se trasladó a los presos a la ya también extinta cárcel de Nanclares de Oca. En la foto siguiente, cuadro de Juan-Ángel-Sáez, del año de su inauguración, 1861Su derribo comenzó el 5 de julio de 1974, prolongándose hasta el año 1975 y sirvió para alargar la calle Postas hasta la calle Los Herrán. Fue la primera cárcel “moderna” del Estado, que atendía a la nueva la filosofía de la reforma carcelaria propuesta por filántropos e higienistas decenas de años antes. Se acababa con la prisión-mazmorra heredada de la Edad Media para construir un edificio modular, con celdas individuales o de pocas personas y con el objetivo de rehabilitar a los presos, no sólo castigarlos (antes de esta cárcel, la prisión estaba en un edificio junto a la Iglesia de San Vicente y se tiene constancia que el sótano de villa Suso también sirvió para tal menester). La cárcel de Vitoria tenía 76 celdas individuales y 6 salas comunes para otras 48 personas.(La cárcel, según una fotografía de Basilia Tarrios, “Viuda de Zaldua” de finales de siglo)
Como anécdota, citar que ya en 1948 se llegó a un acuerdo de construir una nueva cárcel en unos terrenos en el Campo de los Palacios que finalmente no pudo ser. Al Ayuntamiento le salió muy caro ya que cedió un enorme espacio al Estado, tuvo incluso que expropiar a algunos particulares, realizar la adecuación del terreno y las instalaciones de suministros, pagar el 20% del costo de la construcción…. Se empezó a edificar a pesar de que muchas personas, técnicas y políticas, avisaron de que el lugar no era el adecuado y a ello se sumó que el constructor se arruinó, y para cuando acabaron los trámites judiciales, el año 1955, ya lo construido estaba en muy malas condiciones, en estado ruinoso. Por todo ello finalmente tuvieron que derribarlo todo (y menos mal porque imaginad ahora donde estaría esa cárcel, en medio de la ciudad). Tras el derribo, se abre la calle Postas continuando hasta la calle Los Herrán y en la parte donde tras la cárcel estaban los cuarteles, hoy en día está un edificio de viviendas y más a la derecha El Corte Inglés. En esta foto podéis ver qué espacio ocupaba la cárcel y una foto de lo que hoy es dicho espacio.

4.- MESA DE LA MEMORIA DEL CEMENTERIO DE SANTA ISABEL – LUGAR DE FUSILAMIENTO

La cuarta mesa (aunque fue la primera en colocarse, el pasado 21 de febrero de 2018) se ha colocado frente a la entrada del viejo cementerio vitoriano en cuyas tapias fueron fusiladas decenas de personas por ser antifranquistas . Este era el lugar “oficial” de los fusilamientos públicos (en realidad la mayor parte de fusilamientos eran sin juicio y en cunetas de las afueras). Oficialmente se sabe de 33 personas fusiladas en estas tapias pero otras fuentes hablan de hasta 200 personas, muchas sin juicio). Su delito: oponerse al franquismo, ya que en la ciudad apenas hubo resistencia armada a los golpistas. Entre los fusilados, los antes citados Lauxaeta y Placer, pero también nombres como Elgezabal, Kortabarria y Estabillo (los primeros en ser ejecutados públicamente ahí, acusados de espionaje y cuyos cuerpos fueron dejados en el suelo varios días para que sirviera de “ejemplo”) y tantos y tantos otros.

El cementerio de Santa Isabel se levantó (en su parte más antigua) a principios del siglo XIX, en una época que la Ilustración había por fin introducido (finales del XVIII) nuevas normas de higiene social. Hasta ese momento los lugares más comunes de enterramiento eran las propias iglesias o jardines adosadas a ellas, con el consiguiente problema de insalubridad que ello podría generar. Tiene su nombre por la ermita de Santa Isabel que se hallaba en dicho lugar. Su bendición oficial fue el 18 de marzo de 1808. (Foto pasada por Jesus Mari de la Iglesia de Santa Isabel que da nombre al cementerio. Foto de Gerardo Lopez de Guereñu, año 1960)

En aquella época la ciudad terminaba en la que hoy es la calle Portal de Arriaga por lo que el cementerio estaba relativamente lejos de la misma y por ello el Ayuntamiento disponía de carros para llevar los féretros tan lejos (hasta ese momento se llevaban a hombros hasta las iglesias donde se enterraban).
Tras diversas ampliaciones en el siglo XIX y XX (la última en 1958), y ya estando el cementerio metido por completo dentro de la ciudad, se cerró a nuevos enterramientos aparte de los existentes y se construyó el nuevo cementerio de San Salvador que existe hoy en día.

(Tres fotos de portal de entrada, iglesia y anexos por el interior y un carro llevando un féretro, pasadas por Jesus Mari, de los años 1965, 1957 y 1923 respectivamente)

En 1985 se sustituyó el enorme muro que cerraba el cementerio y se sustituyó por las verjas actuales, que pueden verse en estas dos fotos recientes:
EN ESTE ENLACE podéis ver un documento corto pero muy completo sobre este cementerio (aparte hay vistas guiadas a él, si os animáis, incluido nocturnas). Fotos en la actualidad, vista área y portada de entrada actual:

ANEXOS: OTRAS ACTUACIONES POR LA MEMORIA HISTÓRICA Y LOS FUSILAMIENTOS DE AZAZETA

ANEXO 1: EL BOSQUE DE LUZ, ESCULTURA HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO Y PLACA EN PLAZA NUEVA

Simplemente un pequeño espacio para otras acciones que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha realizado en los últimos tiempos para homenajear a las víctimas de la represión franquista y para cumplir la ley de Memoria Histórica (aparte de retirada de placas y calles a personas relacionadas con el golpismo, el franquismo, la dictadura, los símbolos franquistas….):

EL BOSQUE DE LUZ.
El 18 de septiembre de 2009, el Diputado General de Álava Xabier Agirre inauguraba el conjunto escultórico de acero, bronce y vidrio denominado “Bosque de luz” en la trasera del edifico de la Diputación Foral de Álava y en memoria de todas las personas represaliadas por el franquismo.  El conjunto, ya erigido meses atrás pero sin inaugurar, incorporaba ese día un visor (se puede ver en la foto anexa a este texto) en el que aparecen los nombres de las víctimas represaliadas alavesas franquistas, más de 5000 en estos momentos, y con posibilidad de seguir añadiendo nombres que se descubran. Se escogió dicho día para la inauguración puesto que puesto que en el mismo, de 1936, fue asesinado por el franquismo Teodoro Olarte, Diputado General de Álava. El visor está dentro de un bloque de ‘acero corten’ y todo el conjunto artístico está realizado por la artista alavesa Anabel Quincoces y era parte del mandato para la memoria de los represaliados dado por las JJ.GG de Álava en el año 2006. Dos fotos más de Zarateman:

DÍA DE RECONOCIMIENTO A LAS PERSONAS REPRESALIADAS POR EL FRANQUISMO Y ESCULTURA EN SU MEMORIA

La segunda, la realizada hace unos días: El Ayuntamiento ha acordado instaurar el día 31 de marzo como el Día del Reconocimiento a las Personas Represaliadas y Asesinadas. Esa fecha fue la del fusilamiento del alcalde republicano Teodoro González de Zárate. Con tal motivo, y entre otros actos institucionales, se ha inaugurado el 1 de abril una escultura en homenaje a las víctimas del Franquismo (en especial al alcalde fusilado Teodoro González de Zárate) en la Plaza de los Celedones de Oro, al lado del edificio de Correos. La escultura ha sido realizada por el vitoriano Iñigo Aguirre. Junto a alcalde y ediles, han estado en la inauguración algunos familiares de víctimas, entre ellas las nietas de Teodoro González de Zárate (Maite González de Zarate) y del edil socialista Francisco Díaz de Arcaya, dos de los 16 fusilados en Azazeta.
En el mismo lugar se ha puesto también una placa que recuerda el asesinato del exalcalde (foto GasteizHoy):

PLACA HOMENAJE A VÍCTIMAS DEL AVIÓN ESTRELLADO EN LA PLAZA NUEVA

Esta tercera acción que culmina la serie está para realizarse una semana de estas. Consistirá en la colocación de una placa que recuerde a las dos personas muertas por la caída de un avión alemán en la Plaza Nueva, durante la guerra civil. Puedes ver la historia de este suceso PULSANDO EN ESTE ENLACE

ANEXO 2: LOS FUSILAMIENTOS DE AZAZETA Y LAS SACAS DEL CARNIDERO ALAVÉS

No sólo en las tapias del cementerio hubo fusilamientos. Como comentaba antes, la mayoría de los fusilamientos y asesinatos franquistas se produjeron fuera de esa “legalidad” del fusilamiento público de las tapias. Eran las llamadas “sacas” y los posteriores “paseíllos”.
La forma de actuar era similar: se emitía una orden trampa de puesta en libertad de algún preso y al salir otros le detenían, le “paseaban” en coche hasta alguna cuneta y le fusilaban. De esa forma costaba como “puesto en libertad” pero era asesinado. En Álava muchas tapias sirvieron para fusilar, pero como en tantas ciudades y pueblos, la mayor parte de los asesinados eran tras las sacas y los paseíllos.
Uno de los mayores asesinos, alaveses fue Bruno Ruiz de Apodaca, que se jactaba de haber matado a 108 personas (era un zapatero ultracatólico, teniente del requeté auxiliar y jefe de la patrulla que se encargaba de realizar los paseos no sólo en Vitoria sino también en algunos pueblos). Lo que pasó con este asesino y su familia, te invito a seguir para que veas que no podrás encontrar demasiado sobre él, debido al silencio por intereses políticos en este país (sí os comento que en septiembre de 1938 la dictadura le premia sus servicios nombrándole “Agente Auxiliar Interino del Cuerpo de Investigación y Vigilancia” (vamos, un delator pagado a sueldo) y que tras la guerra Bruno llegó a ser jefe de la policía municipal de Vitoria, de infausto recuerdo para muchos vitorianos y vitorianas que pasaron por sus manos. Con este también se hicieron fama de asesinos otros como Claudio Lengarán (diputado de la D.F. de Álava desde 1943 hasta 1952) o el guarda vitoriano Anuncibay.
De las sacas y lugares de fusilamientos en Álava hay uno que destaca por la cantidad y calidad de los fusilados: AZAZETA, seguramente también realizado por el carnicero Apodaca (en la foto, la estela homenaje que se colocó en abril de 2017, a los 80 años del fusilamiento, en el fatídico punto kilométrico 16 de la carretera A-132, en el término de Azazeta).
Los 16 fusilamientos de estas 16 personas fueron ordenados directamente por el general Mola y se ejecutaron mediante “saca” en la madrugada del 31 de marzo al 1 de abril
La persona más importante fusilada fue el alcalde Vitoria-Gasteiz, Teodoro González de Zarate, de Izquierda Republicana, pero los asesinados eran de todas las corrientes políticas. Mi homenaje es para nuestro alcalde democráticamente elegido y asesinado por los militares golpistas, y también al resto de 15 asesinados, la mayor parte nacidos en Vitoria-Gasteiz:
Francisco Díaz de Arcaya, concejal, de PSOE, José Luis Abaitua Pérez, burukide de PNV, Víctor Alejandre, ( de Valdegovía), del Partido Republicano Radical Socialista, Eduardo Covo González, empleado de Telégrafos, Jaime Conca Amorós, aceitunero, José Domingo Elorza San Vicente, pintor y militante del PSOE, Constantino González Santamaría, barbero, Francisco Garrido Sáez de Ugarte, (de Apellaniz), de CNT, Prisco Hermua Arrízola, jornalero, de a CNT, Antonio García Bengoetxea, mecánico, Jesús Estrada Ábalos, mecánico, y afiliado al PCE, Daniel García de Albéniz Azazeta, (de Maestu), afiliado CNT, Manuel José Collel Aguilá, ferroviario afiliado a Unión Republicana, Manuel Hernández Ibañez de Garaio, ferroviario, Casimiro Cerrajería Zarranz, pirotécnico afiliado a UGT.
A los 16 los sacaron de la cárcel de Paz con una de esas “sacas”: se les puso en libertad por orden del delegado de Orden Público (un gran represor despiadado) y nada más salir fueron detenidos por los grupos de guardias civiles, requetés y falangistas que los ataron y subieron a dos vehículos. Los llevaron a hasta el km 16 de la carretera A-132, donde los bajaron y a unos 100 metros andando hacia el puerto les fusilaron, semienterrándolos en una fosa cavada previamente. Por supuesto, este acto fue silenciado por la prensa local al servicio del golpe de estado ya (en 1939 el sacerdote Pedro Anitua sacó sin publicidad a escondidas los cuerpos de Teodoro González de Zarate, José Luis Abaitua, José Collell Aguilá y Manuel Hernández y los enterró en el cementerio de Santa Isabel de Vitoria-Gasteiz. El resto no pudieron ser exhumados hasta 1978, ya que los familiares querían que se reconociese sus asesinatos y la dictadura no accedió a ello. Hoy están enterrados en El Salvador.
En 2017, en el 80 aniversario de los asesinatos, se instaló en dicho punto kilométrico una estela conmemorativa y el 28 de marzo de este año 2018 se ha instalado, al lado de la fuente de Azaceta, una placa donde se explica el suceso y se visibiliza los nombres de las víctimas (foto de la placa, sacada de GasteizHoy del día 28-3-18).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *