LA SOCIEDAD VITORIANA DE LOS CINCUENTA

Esta es la primera vez que la entrada es un “corta-pega” de algo realizado por otra persona en este blog (y espero que no sea la última ya que este blog no me pertenece, son historias que pertenecen a la ciudad y sus habitantes, y se han conformado gracias a todo ellos). La razón es que no me he atrevido a “resumir” algo tan vivido en primera persona como este escrito del Dr. Jose Antonio de Apraiz Oar, un VTV de los de verdad, de los que aman la ciudad por ella misma (no de los que se sirven de ella para “chulear”). Al Dr Apraiz le conoce media Vitoria-Gasteiz, estoy seguro: unos porque han sido sus pacientes, sus compañeros de trabajo, sus vecinos, sus amigos, sus admiradores… La mayoría seguramente le conocen por ser un médico reconocido, el jefe de “trauma” de Santiago, pero además de eso es un alavés que ha paseado su vitorianismo, alavesismo y vasquismo por mil sitios en su faceta de médico en EEUU y en su faceta de gran deportista alavés que consiguió récords y más récords en muchas y diferentes disciplinas (ver al final de la entrada una pequeña biografía muy resumida, aunque estoy seguro que no tardaré mucho en hacer una biografía más completa para este blog).
Por todo eso, este escrito que, con su permiso, publico aquí, es algo que ningún alavés que necesite saber algo de la historia del siglo XX, debiera dejar de leer.   Eskerrik asko Dr. Apraiz.
Va le texto, disfrutadlo:

“LA  SOCIEDAD  VITORIANA DE LOS CINCUENTA” 

GUÍA PARA MENORES DE SESENTA AÑOS
El precedente “algoritmo” sobre la distribución del poder en Vitoria de los años cincuenta es auto explícito para los que teníamos “uso de razón” en aquella época. A los que su DNI sitúa como niños o nonatos en aquellos años les proveo de esta pequeña guía.
La ciudad de Vitoria de los cincuenta con 60.000 habitantes, pasó la tercera Guerra Civil (incivil digo yo) con más pena que gloria. A partir del fusilamiento, ¿por qué esperar tanto?, de once de los doce concejales el 30 de abril de 1937 (sólo se libró, el republicano liberal, Tomás Alfaro Fournier, definido republicano liberal, porque su mujer era aristócrata) y del asesinato por el sistema de “saca de la cárcel del presidente de la Comisión Gestora Provisional de la Diputación, Telesforo Olarte , el 18 de setiembre del 38, persistieron las deportaciones, castigos, y persecuciones “normales” de cualquier posguerra incivil, pero la idiosincrasia de la ciudad antigua y señorial como el fado de Lisboa y culta como la Atenas del Norte, o, como muy bien recuerda A. Ribera en su “Vitorianismo”, pacífica y obediente, no cambió del todo hasta los sesenta con la llegada (bajada) de las industrias guipuzcoanas y vizcaínas, francesas y alemanas, acabando la sumisión que empezara con la venida de mano de obra “anarquista” a las obras de la catedral a fines del XIX.

Estructura de los capítulos:

CAP.1. LA DISCRETA BURGUESÍA:

Sigue leyendo LA SOCIEDAD VITORIANA DE LOS CINCUENTA