EL SACAMANTECAS: EL ALAVÉS QUE HORRORIZÓ Y SIGUE ASUSTANDO A MILLONES DE PERSONAS EN EL MUNDO.(Juan Diaz de Garayo)

La leyenda popular del Sacamantecas es muy antigua en todo el estado y similar en otros paises (también en otros países hay personajes similares) y servía como cuento para meter miedo a los niños, algo similar a los también populares “Coco” y “Hombre del saco”, el Tío Camuñas, El Bute (en Andalucía), el Tío Saín y el Tío Garrampón (en Levante), el Sereno, o el Cortasebos (Extremadura). Todos ellos son personajes de ficción, de leyenda, aunque en el caso del Cortasebos, la historia está mucho más elaborada (fantasma de un agricultor que robaba a los niños porque él nunca los tuvo por ser estéril, salía a las doce de la noche, en busca de niños que se hubieran portado mal y les sacaba la sangre y las mantecas). Pero tras tanta imagen oral…el Sacamantecas se convirtió en algo real, humanizado, en la figura del alavés Juan Diaz de Garayo. Aparte de él, en el siglo XIX hubo otros famosos: el primero fue Manuel Blanco, un gallego que mató varios niños y adultos y vendía sus grasas para ungüentos a personas pudientes en su mayor parte, que pagaban por estas “pócimas mágicas” y que él se defendía diciendo que era un hombre lobo (durante muchos siglos se creyó que la grasa corporal, sobre todo niños, tenía propiedades curativas) o Francisco Leona Romero, que asesinó a un niño de 7 años para usar su sangre y vísceras como remedio curativo, o la más sanguinaria, Enriqueta Martí Ripollés (1868-1913), prostituta y proxeneta, que utilizaba restos de los cuerpos de niños que asesinaba para hacer ungüentos y que seguramente vendía a los adinerados, aunque eso te tapó, por supuesto. La leyenda se hizo real con Garayo, que será, y es, un símbolo del mal que te acecha en cada esquina.
La psicosis que generó al principio, los ríos de tinta que llenaron de este caso todos los periódicos de España y extranjeros, incluso películas y novelas hechas sobre él…. Han hecho que todavía hoy en día, en cualquier pueblo de España puede haber alguien que le diga a un niño o una niña “no seas malo, que como venga el sacamantecas ya verás tú, te saca las tripas y se las come”.
Una historia alavesa internacional, que muchos dicen que fue la que sirvió a Jack el Destripador pocos años después, como “modelo” para sus crímenes.

Esta entrada la dividiré en 4 partes: A) Pequeña biografía de Juan Díaz de Garayo, B) Historia de cada uno de los crímenes por él contados y otros habidos en esa ápoca no probados, C) Detención, procesamiento y ejecución y un poquito sobre qué es eso del garrote vil, D) Polémica científica sobre la cordura o locura de este asesino, médicos de Vitoria contra psiquiatras importantes.
Al final una serie de vídeos, libros, películas, teatro,…que se han hecho sobre ese vitoriano-alavés “ilustre”.

Mientras no se pruebe lo contrario, en realidad Garayo fue un criminal, un perverso asesino en serie, un violador brutal…., pero no un destripador, ya que en realidad sólo se probó que destripó a una de sus víctimas, y según él, pensando que de esa forma le echarían la culpa a otro, no a él.
Por cierto, en cuanto salga la novela “Locos que no lo parecen” , del vitoriano Julio Corral, allá por septiembre, prometo revisar esta entrada porque seguro que habrá cosas que cambiar, añadir o quitar, tras leer las intensas investigaciones que Julio ha hecho durante años y que ahora ha novelado y podremos disfrutar a partir de septiembre. Ya tengo ganas de leerlo y ver cuantas equivocaciones escribo aquí y ahora 😉 Vayamos a ello, es una larga historia de Vitoria-Gasteiz, pero este personaje y todas sus polémicas bien lo merecen:

A) JUAN DIAZ DE GARAYO RUIZ DE ARGANDOÑA, EL “ZURRUMBÓN”

Juan nació el 17 de octubre de 1821 en el pueblo de Eguilaz, una pequeña localidad a 5 kilómetros de Salvatierra-Agurain y a unos 30 km de Vitoria (en la foto, parte de nacimiento, sacado de blog salvatierra-agurain.es) . Hijo de Nicolás Diaz de Garayo y Norberta Ruiz de Argandoña, una familia con pocos recursos, donde eran en total 8 hermanos y todos se dedicaban a la labranza o al servicio doméstico. Ninguno sabía leer ni escribir, hecho normal en la España de entonces aunque en Álava era menos habitual excepto en zonas muy rurales y personas con pocos recursos. Desde los 14 años Juan estuvo contratado de labrador, de pastor, de carbonero…en muchas localidades cercanas a la suya. Estando en Alegría trabajando de criado, una amiga le comentó que su hermana, recién enviudada en Vitoria, tenía tierras en arriendo en las afueras y que necesitaría de ayuda de algún hombre con ellas.
Garayo fue a Vitoria y se emparejó con la mujer, llamada Antonia Berrosteguieta, aunque al principio, (y mientras debía durar el tiempo del luto oficial) trabajó como criado en la casa y tierras. Tras ello, el año 1850 se casaron. A Antonia la apodaban “la Zurrumbona” (por ser ese el mote que tuvo su marido) y, tras casarse, a Garayo se le conocía con el mismo mote, “El Zurrumbón”. Tuvieron dos hijos (Cándido y Tomás) y una hija (Josefa) y el matrimonio fue aparentemente normal hasta que, tras 13 años, ella murió. Garayo era tenido por buen padre y buen esposo en esos tiempos.
En 1863, tras enviudar, con él trabajando las tierras y tres hijos todavía muy jóvenes, consideró que necesitaba otra mujer y por ello se casó con Juana Salazar. Ésta se llevaba muy mal con los hijastros con discusiones y peleas frecuentes por lo que terminaron por irse de casa, el mayor colocándose como criado y los pequeños vagabundeando. Garayo pudo atraerlos a casa pero al poco se volvieron a ir. Es aquí cuando empieza la caída en picado de Garayo.
Tras siete años de infierno mutuo, en 1870 muere Juana (estaba enferma de viruela ya de un tiempo atrás, y coincide este año con el del primer asesinato), y al año siguiente, el 1871, se casa con A.L . Este tercer matrimonio aún fue peor ya que las discusiones eran constantes y ella además era alcohólica. Duró hasta 1876 (en este tiempo asesinó a tres mujeres más y su carácter empeoró aún más) en que ella murió también. Sin propiedades, con trabajos de bracero temporales, aspecto rudo, mal vestido… Garayo ya no era una persona amable a la vista.
En 1877 vuelve a casarse por cuarta vez y última vez, esta vez con una viuda más anciana llamada Juana Ibisate y con la que las discusiones y los problemas por la bebida, de ambos, también eran muy frecuentes.
El 11 de mayo de 1881, tras haber sido detenido en septiembre de 1879, y condenado por 2 asesinatos, Diaz de Garayo es ajusticiado por garrote vil en Vitoria.

(Foto de la partida de defunción, sacada del blog salvatierra-agurain.es)

B) RELACIÓN DE ATAQUES Y ASESINATOS COMETIDOS

(de acuerdo a lo contado en los interrogatorios por el mismo autor (en libro de Becerro de Bengoa) En este listado se cuentan los 6 asesinatos y 4 tentativas confesadas, pero también se incluyen otros tres asesinatos en la misma época en Vitoria, que no confesó pero que muchos piensan que también pudieron ser obra suya (hay quien piensa que fueron muchos más, porque no se explican los grandes intervalos sin asesinatos, pero no se encontraron más cuerpos que los de este listado)

1.- Víctima: M., apodada “lavaldegoviesa”, posiblemente prostituta. Lugar donde ocurrió: El Polvorín-Errekatxiki, Resultado del ataque: asesinada por ahogamiento y seguramente violación.
Este fue el primer crimen achacado a Garayo. Ocurrió el 2 de abril de 1870, cuando éste tenía en ese momento 49 años.
Salió con ella por el Portal del Rey hacia El Polvorín (carretera de Navarra), siguiendo el cauce del río Errekatxiki. En ese apartado le ofreció 3 reales por tener relaciones sexuales, discutieron por el precio, él llegó a ofrecer 4 reales pero ella quería al menos 5. Finalmente, irritado, se abalanzó al cuello de ella apretándolo hasta casi asfixiarla. Tras ello metió su cabeza en el agua del arroyo hasta matarla. En el relato comenta que tras ello la desnudó, observándola, y luego la abandonó allí (otras fuentes hablan de que también la violó y sodomizó). Al día siguiente descubrieron el cadáver y tras investigar sin éxito, se archivó la causa.

2.- Víctima: A.S., apodada “La Riojana”. Lugar donde ocurrió: El Polvorín-Arana., Resultado del ataque: violada y asesinada por estrangulamiento.
Pasó casi un año sin que Juan D. de Garayo matara a nadie más, ocurrió el 12 de marzo de 1871. Las circunstancias, según el propio asesino, fueron similares: en esta caso la mujer era una viuda, sin hijos, sin recursos… (vivía de la caridad o haciendo pequeños trabajos). Juan le dio un real para que comprase comida y que luego paseara con él. Fueron también por el Polvorín Viejo y Arana. A las afueras le ofreció dinero por tener relaciones, a ella le pareció poco. Volvieron a discutir y él la violó y la estranguló. También al día siguiente encontraron el cuerpo y sin ninguna pista. Garayo se veía tranquilo, continuando haciendo vida normal.

Fotografía en el libro de Ricardo Becerro de Bengoa (1881)

3.- Víctima: A. Edad: 13 años. Lugar donde ocurrió: Gamarra, Resultado del ataque: violada asesinada por estrangulamiento.
Volvió a pasar más de un año desde el último asesinato. Ocurrió el 21 de agosto de 1872. Garayo iba por el camino que va a Gamarra Mayor. La niña, una criada de la zona, pasó al lado y él la agarró del cuello apartándola del camino. Ya inconsciente por la asfixia, la violó, y tras ello terminó de estrangularla, ocultando el cuerpo en una acequia y volviendo a Vitoria. Este tercer asesinato hizo cundir la alarma entre las niñas y mujeres, que ya no se atrevían a salir solas.

4.- Víctima: M.C., apodada “La Morena”. Edad: 23 años. Lugar donde ocurrió: Zumaquera. Resultado del ataque: asesinada por estrangulamiento y clavándole una horquilla en el corazón.
Garayo ya estaba envalentonado. Ocurrió 8 días después, el 29 de agosto de 1872, al anochecer esta vez. Seguramente era prostituta, quedaron en verse a las afueras, por la Zumaquera, saliendo ella primero y él después. Tras tener relaciones sexuales le ofreció dos reales al principio y tras discutir le ofreció 4. A ella le pareció poco y le reprochó su tacañería, pelearon y él la estranguló hasta creerla muerta. En el suelo ella se movió y él sacó del pelo de ella una aguja grande con la que se lo sujetaba y se la hundió en el corazón y le infringió diversos cortes más en el torso. Luego arrastró su cuerpo hasta un arroyo cercano, donde encontraron el cuerpo al día siguiente. Garayo volvió a hacer vida normal en su casa (en este caso se detuvo a un soldado al que se le llegó a procesar pero finalmente tuvo que ser puesto en libertad por falta de pruebas incriminatorias).

5.- Víctima: no conozco nombre. Lugar donde ocurrió: El Polvorín-Errekatxiki. Resultado del ataque: intento de asesinato, pudo salvarse.
Agosto de 1873, un año después y muy similar a la anterior, una prostituta a la que llevó al mismo lugar de El Polvorín y arroyo de Errekatxiki. Tras tener relaciones sexuales lo ofrecido por Garayo era poco y tras discutir por el precio él se abalanzó estrangulándola aunque antes de poder asesinarla, los gritos fueron oídos por unos soldados de “el polvorín” que acudieron y Garayo huyó sin poder ser apresado. No pudieron hacer nada contra él.

6.- Víctima: nombre desconocido. . Lugar donde ocurrió: Zumaquera. Resultado del ataque: intento de violación y asesinato.
Junio de 1874. En dicho camino se juntó con una mujer mayor que pedía limosna. Se abalanzó sobre ella con el fin de forzarla pero se resistió gritando. Acudieron unas mujeres al auxilio y él huyó. La mujer lo conocía pero no lo denunció.

7.- EL PRIMER CASO DE “SACAMANTECAS”.
Víctima: M. R. Este asesinato no es reconocido por Garayo aunque muchos piensan que fue él. Edad: 55 años. Lugar donde ocurrió: entre Mendiola y Castillo. Resultado del ataque: asesinada y destripada.
Habían pasado dos años y medio desde el último intento de asesinato y más de 5 desde el último asesinato. El 2 de enero de 1878 era encontrada asesinada una mujer. Tenía grandes heridas en el pecho, una mano cortada y el bajo vientre abierto y le habían sido arrancadas las vísceras. Garayo nunca admitió este asesinato. Esta forma de asesinato alimentó la leyenda antigua de los sacamantecas en la ciudad y fuera de ella y el terror se adueñó de las mujeres principalmente, empezándose a hablar de “el sacamantecas” y siendo utilizado su nombre para asustar a mujeres y niños/as.

8.- Víctima: M.L. Asesinato ocurrido en Vitoria y tampoco reconocido por Garayo, fue ejecutado otro hombre como autor de este crimen. Edad: 11 años. Lugar donde ocurrió: Vitoria-Gasteiz. Resultado del ataque: violada y acuchillada en el vientre.
Un mes después del anterior, esta vez ocurrió en la propia ciudad de Vitoria-Gasteiz. Fue el 28 de febrero de 1878, la niña tenía sólo 11 años, llamaron a su puerta preguntando por una habitación y en ese momento el hombre la agarró del cuello, la violó y luego le realizó heridas muy graves con un cuchillo en vientre. La niña en el forcejeo pudo gritar, haciendo huir al asesino. La encontró su madre después, agonizante, y falleció en el hospital 5 días después. Ella hizo un retrato de su asesino y pudo recocer en el hospital a su asesino, una persona de 75 años llamado A., (aunque este negó haberlo hecho). Se le condenó a 20 años primero y a muerte después, siendo ejecutado el 19 de mayo de 1880. Nunca sabremos si él fue el asesino de verdad, si había matado a la anterior….

9.- Víctima: nombre desconocido. Resultado del ataque: violada y asesinada.
Una joven fue violada y asesinada en estos meses de 1878, de lo que fue acusado un pastor de la zona pero no pudo demostrarse nada. Estamos pues en una época en que Garayo, u otro “sacamantecas” (si es que hubo otro), tuvieron imitadores.

10.- Víctima: “la molinera”. Lugar donde ocurrió: Molino a las afueras. Resultado del ataque: intento de asesinato.
Ocurrió el 1 de noviembre de 1878, 6 años desde el último asesinato confesado por Garayo. El sacamantas era ya charla habitual y Garayo hacía vida normal participando en la ciudad. Garayo fue a un molino a las afueras de Vitoria (conocía a la molinera) y entró en casa charlando con ella. Tras un rato, se abalanzó sobre ella tratando de estrangularla. Al caer al suelo ella se zafó y él huyó. Fue denunciado y detenido, condenándole a 2 meses de cárcel, aunque su estancia en la cárcel fue normal y sencilla, y nunca se sospechó de él de otros crímenes.

11.- Víctima: nombre desconocido. Lugar donde ocurrió: Afueras de Vitoria, Portal de Castilla. Resultado del ataque: agresión.
El 25 de agosto de 1879 Garayo estaba en las afueras, en la carretera de Madrid o Portal de castilla, donde se encontró con una mendiga con la que empezó a hablar y le ofreció limosna. Al rato la agarró tratando de sacarla fuera de la carretera, forcejearon y ella cayó golpeándose en la cabeza aunque a pesar de ello pudo darle una patada en la entrepierna y huir hacia Vitoria. Él, recuperado, la siguió de lejos para saber dónde vivía. Con miedo a ser denunciado Garayo huyó a Bizkaia con la excusa de ir a buscar trabajo, no sin antes convencer a su mujer de que había herido a esa mujer sin querer y que fuera donde ella a ofrecerle 20 pts de indemnización, para no ser denunciado por ella. Sólo días después, cuando la mujer lo pudo hacer y él se vio libre, él se encaminó hacia Vitoria pasando por Amurrio y Murgia

12.- Víctima: Mª Dolores Cortazar. Edad: 25 años. Lugar donde ocurrió: Aiurdin-Zaitegi. Resultado del ataque: violada y asesinada a navajazos en vientre y pecho.
El 7 de septiembre de 1879 Garayo volvía para Vitoria pasando por Murgia. Vio a una mujer caminando en la misma dirección, dirección a Zaitegi donde trabajaba de criada, y la alcanzó, charlando con ella. En un momento dado la agarró por detrás y la arrastró a un sendero solitario, proponiéndole relaciones sexuales mientras trataba de estrangularla con un pañuelo en el cuello. Como ella se negó, con una navaja la hirió gravemente en el pecho mientras la violaba. Tras ello la remató con varios navajazos en el vientre, escondiendo el cadáver y encaminándose hacia Vitoria atravesando campos.

(Foto: blog salvatierra-agurain.es,  recortes de la época)

13.- Víctima: Manuela Audicana. SEGUNDO CASO DE SACAMANTECAS y último asesinato de Garayo. Edad: 55 años. Lugar donde ocurrió: Zona de Araca, cerca de Vitoria. Resultado del ataque: intento de violación, asesinada y destripamiento.
Juan no llegó a entrar en Vitoria, se quedó durmiendo en un puente cercano y al día siguiente, 8 de septiembre de 1879 vio a una mujer por el lugar. Salió a su encuentro charlando con ella y le propuso tener relaciones sexuales también. Ella se negó y él se abalanzó sobre ella y con su propio delantal se lo ató al cuello apretando y dejándola semiinconsciente. Tras ello la desnudó para violarla (aunque él en su relato dice que no llegó a poder hacerlo) y luego con la misma navaja la hendió en el corazón y vientre matándola. Posteriormente le abrió el vientre de arriba abajo sacó las tripas y le extrajo un riñón (según Garayo, lo hizo para que sospecharan del otro sacamantecas, que no era él según su relato, y así no sospecharan de él).
Esa noche volvió a dormir bajo un puente del Zadorra, cerca de Vitoria, y temprano fue a su casa donde se mudó de ropa y partió hacia el pueblo de Alegría, donde trabajaba de bracero circunstancialmente.
El terror cundió en Vitoria cuando encontraron al día siguiente los dos últimos cadáveres, ambos con heridas graves en el vientre y una de ellas con las tripas fuera. El sacamantecas de Vitoria ya corría por todas las rotativas de España y fuera de España: “Se busca a un sacamantecas”

C) APRESAMIENTO – CONDENA Y AJUSTICIAMIENTO

APRESAMIENTO (21 de septiembre de 1879):
Debido a la psicosis, toda la policía, jueces, alcaide de la prisión, guardia civil….se pusieron al 100% en este caso. El juez encargado fue Jose Antonio de Parada.
En una de las investigación, en el pueblo de Murgia, un guardia había tomado declaración a una chica que, yendo en bici hacia allí, se había juntado, sin fijarse, en la pareja de Garayo y la chica de Zaitegi. Con esa descripción, y con la descripción de otras personas que le vieron en la Fonda cerca de Vitoria donde Garayo a tomar algo de vista y comida, el alguacil de Vitoria Pio Fernández de Pinedo pudo reconocer a Garayo, del quien se acordaba de cuando lo apresaron tras la agresión a la molinera. Fueron a buscarlo a casa pero la mujer no sabía dónde estaba desde que se había marchado a Bizkaia huyendo del ataque a la limosnera. Garayo mientras tanto, no sabiendo que estaba siendo buscado, volvió a Vitoria el día 21 de septiembre a cambiarse de ropa y el alguacil le vio por la calle y le detuvo allí mismo, llevándolo a la cárcel celular de Vitoria (cuentan las leyendas, y de ellas se hizo eco incluso Constantino Bernaldo de Quirós, autor de un libro de esa época titulado “Figuras delincuentes” que una niña le vio la cara y dijo en voz alta: “Qué cara tiene, parece el sacamantecas”, y que los vecinos le acosaron y finalmente fue detenido y llevado a la cárcel, donde luego confesaría. Otros dicen que los vecinos al oír a la niña gritar eso pensaron que él la había atacado y por eso lo detuvieron ellos mismos y lo llevaron la cárcel. En realidad son leyendas.) Foto de alguaciles del Ayuntamiento en 1885, Fdz de Pinedo es el del extremo)

Volviendo a la realidad: en la cárcel, al principio Garayo lo negaba todo y sólo gracias a la astucia y artimañas del alcaide de la cárcel Jose Fresco y del llavero Juan Giménez (entre otras cosas convenciéndole de que debía confesar sus males por Dios, que toda Vitoria ya sabía que el asesino era él….) , consiguieron que finalmente se viniera abajo y confesó el asesinato de la chica de Zaitegi primero y posteriormente el posterior asesinato de la zona de Araca. El 2 de octubre confesó dichos asesinatos al juez (más tarde terminaría confesando los otros 4 y las 4 tentativas). En un momento dado llegó a decir que vio una sombra negra, que era el demonio, quien le había ordenado hacer esos crímenes.

CONDENA (11 de noviembre de 1879):
Por estos primeros dos asesinatos confesados el juez impuso dos condenas a muerte por garrote vil.
Como anécdota de lo hábil que era, a pesar de ser analfabeto, se cuenta que, habiendo prohibido que pudiera afeitarse (de ahí la barba con la que sale en las últimas fotos) por precaución, él lograba aparecer afeitado al principio, haciéndolo con una cerrilla (quemándose el pelo hasta conseguir un gran afeitado).
También se sabe que en la cárcel al final pudo aprender a leer.
Durante los dos años que estuvo en la cárcel, solo recibió visitas (enero y marzo de 1880) de su hija, que trabajaba como criada en Burgos y alguna de su esposa, que a pesar de su vejez y achaques de salud (estaba viviendo por todo ello en el Hospicio), todavía iba a darle ropa limpia y arreglada, a pesar de que en las visitas discutían y Garayo la trataba de forma insultante.

Fue a su hija a la que confesó (y posteriormente lo repetía como un mantra a todos los médicos y científicos que le trataban), que la culpa de hacer lo que hizo era de las mujeres con las que se había juntado tras su primer matrimonio, que ellas eran las que habían arruinado la casa vendiéndolo todo “para comprar vino”.

AJUSTICIAMIENTO POR GARROTE VIL (11 de mayo de 1881):
El día anterior a su ejecución pasó su último día fumando y bebiendo café y moscatel.
En la mañana del 11 de mayo, Diaz de Garayo era ejecutado en la cárcel de “El Polvorín viejo”, en público, por medio de garrote vil (mientras se repartían romances escritos sobre la vida y muerte del sacamantecas (más abajo podéis ver “el romance del ciego”). Tras su muerte su cadáver fue expuesto al público también y tras ello enterrado en una fosa común del cementerio de Santa Isabel.
Se cuenta que el verdugo encargado de apretar el torniquete sobre su cuello fue el más célebre verdugo español de la época, venido desde Burgos: Gregorio Mayoral. No obstante se sabe que Mayoral empezó su “trabajo” de verdugo años más tarde. Otros dicen que fue Lorenzo Huertas, también un famoso verdugo de la época.

Anuncio de la muerte del Sacamantecas en El Anunciado Vitoriano de 12 de mayo de 1881:

Tumba de Garayo, en Argandoña  (Foto Julio Corral):

D) GARAYO: ¿UN LOCO O UN CUERDO?. Controversia científica en una época del auge de la llamada “Frenología.

El caso del sacamantecas vitoriano se coló en la sociedad española y aún hoy sigue mentándose.
En los años en que estuvo preso, antes de ser ajusticiado, hubo una controversia científica de calado nacional e incluso internacional entre los que consideraban a Garayo un loco que no era responsable de sus actos y quienes lo consideraban cuerdo y responsable de cada asesinato terrible cometido y confesado. El primero en estudiarlo fue el médico forense Bernardo de Quirós, que decía que “Su cráneo y frente parecen los de un neardental,….es un macho brutal , un monstruo.., su rostro está lleno de asimetrías y algo extrañó le ha obligado a actuar, él dice que el diablo”.
La defensa de Garayo alegaba locura y por todo ello, la audiencia de lo criminal de Burgos, de la que dependía Vitoria, encarga que más médicos y durante más tiempo, estudiaran al reo para dilucidar su locura o no:

– Por un lado, estaban los que dicen que es cuerdo: todos los médicos vitorianos (Ramón de Apraiz, Valentín Castañeda, Pablo Martínez, José Paramo, Tomas Lardera, Adrian Lardera, Luis Arroyo, Felipe Hernández, Aniceto Arandia, Perfecto Zulueta y Romualdo Saenz) quienes estudian a Garayo en la prisión y emiten, el 3 de marzo de 1880, (tras un estudio exhaustivo realizado desde el 3 de enero) un informe que concluye que: “Garayo tiene sus facultades intelectuales en estado normal y sus crímenes han sido cometidos con libre albedrío y verdadera libertad moral”

– Con esto, se devuelve el informe a la otra parte, entre los que destacan sobre todo el importante alienista (lo que hoy sería un psiquiatra o psicólogo) Doctor Esquerdo, al que apoyaba el doctor Federico Sánchez (director del manicomio de Toledo) quienes, tras estudiarlo, el 24 de mayo, establecen que: “Garayo es imbécil, lo será y lo ha sido y que sus asesinatos fueron cometidos bajo la influencia de locura parcial o monomanía (locura) intermitente”. (José María Esquerdo Zaragoza (nacido en 1842) era un prestigioso psiquiatra y también un político republicano español (diputado por Madrid). Se había interesado sobre todo por la asistencia a los enfermos mentales y los problemas jurídicos que plantean, fue profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Madrid e introdujo la neuropsiquiatría y la terapia ocupacional en españa. En 1877 fundó un famoso sanatorio mental, el Sanatorio Esquerdo, emplazado en Carabanchel, notable por el teatro en que los internos y los cuidadores representaban obras dramáticas y donde eliminó el tratamiento coercitivo extremo de los sanatorios de la época, sustituyéndolo por una asistencia a cargo de médicos y enfermeros adecuadamente instruidos).
Con ambos estudios pasa al tribunal Supremo quien finalmente declara no haber lugar al recurso de casación y ratifica la condena a muerte.

LA FRENOLOGÍA Y LA CIENCIA MÉDICA
Frenología: “Doctrina psicológica según la cual las facultades psíquicas están localizadas en zonas precisas del cerebro y en correspondencia con relieves del cráneo. El examen de estos permitiría reconocer el carácter y aptitudes de la persona.”
Tras la ejecución, tanto el doctor Esquerdo como médicos y frenólogos de Bélgica y Suiza quisieron examinar el cráneo y cerebro de Garayo, algo a lo que accedió la justicia La frenopatía, en auge en esa época, creía en las teorías de la degeneración: la locura del degenerado era hereditaria y podía verse reflejada en rasgos físicos (cráneo, cerebro, fisionamía…). Esquerdo, como hemos comentado, era un gran defensor de dichas teorías y abogaba por que éstas estuvieran inmersas totalmente en el desarrollo de la justicia y la medicina (“Ojalá un rayo de luz frenopático se inicie por las rendijas del entendimiento humano hasta penetrar en la conciencia del recto magistrado”, llegó a decir).
Por todo ello, en el estudio del sacamantecas vio su gran oportunidad y no tardó nada en ir a Vitoria a estudiarlo.

Para saber qué paso, tenemos un fabuloso artículo publicado por LA VANGUARDIA el día 21 de mayo de 1881, solo diez días tras la ejecución, por el periodista Escuder, con tres páginas dedicadas a Garayo y su autopsia.
El artículo empieza así: “El criminal ha dejado de serlo; el cadáver ha resuelto el problema; su cerebro abierto ha manifestado la causa del crimen; su encéfalo ha sido una revelación”. Tras esta frase lapidaria, dibuja una defensa del estudio y conclusiones del doctor Esquerdo tras estudiar el cráneo y cerebro de Garayo, afirmando que la ciencia da la razón al Doctor:
Esquerdo analiza primero a la familia de Garayo para demostrar la influencia hereditaria: padres desestructurados…, hermanos enfermos (Dionisia, 71 años, epilépticas, Florentina, 55 años, cruel, vengativa, epiléptica, Ramona, mendiga, cruel, alcohólica, Cirilo, violento e irascible….
Tras ello, acompañado por los 16 médicos de Vitoria, 10 militares, 6 alienistas, algún que otro farmacéuticos y otros tantos periodistas, entre los que está al autor del artículo…(la expectación científica y periodística fue impresionante como se ve), Esquerdo analiza el cerebro.
Tras ello, el artículo destaca lo visto y dicho por Esquerdo: un cerebelo aplanado y pequeño, el cuerpo romboidal disminuido y decolorado, los corpúsculos de Pacchioni más grandes de lo normal, la cresta occipital externa mayor también…
Parece ser que este estudio sirvió para que luego Esquerdo actuara en más juicios y que sus teorías fueran tomadas en cuanta, hasta que la ciencia poco a poco fue desmontando estas teorías.
La conclusión de Esquerdo, en su conferencia del 25 de enero de 1881 es: “no era un criminal, simplemente estaba loco”. Era “un loco que no lo parece”.

Por su parte, en las dos conferencias impartidas por el médico vitoriano Ramón de Apraiz en el Ateneo vitoriano ( 11 y 18 de febrero de 1881) con el título “¿Es cuerdo o es loco?”, repasa en cuatro partes todos los síntomas de Juan Diaz de Garayo y nos muestra a un Garayo inteligente, egoísta , que sólo respondía bien a los científicos o periodistas si estos le traían comida o dinero (si no, respondía con monosílabos.
En la primera conferencia, tras exponer el informe firmado por todos los médicos vitorianos, nos muestra a un Diaz de Garayo normal, que incluso a veces era elegido por algunas personas como acompañante para volver a casa, por la seguridad en el camino. Describe varias enfermedades mentales y destaca que en ninguna de ellas puede encuadrase Garayo. Describe en esta primera conferencia su vida, sus matrimonios, lo dicho en su primer interrogatorio…
En la segunda conferencia Apraiz vuelve a mostrase en contra del informe emitido por el Doctor Esquerdo, critica que ese doctor crea que por la forma del cráneo pueda emitirse ningún juicio, ni por la forma de la cara. Informa que Garayo era inteligente, que mataba a las mujeres para que no pudieran delatarle solamente. Incluso la forma l, abriendo el vientre a dos de las asesinadas, lo hizo para que la gente pensara en otra persona, no en él, ya que había habido un rimen reciente de esa formas. Era pues un asesino consciente de lo que hacía. Mataba para violar, y asesinaba para no ser delatado. El hecho de que fuera condenado por la agresión de 1878 y que nadie sospechara de él del resto de crímenes habla de su inteligencia asesina. Termina sus conferencias que no le importaría pedir la conmutación del garrote vil, por caridad, pero nunca su reclusión en un manicomio.

Para el estudioso Becerro de Bengoa, Garayo fue un hombre de bien hasta la muerte de su primera esposa y que al volverse a casar y romperse esa armonía familiar, esa lucha entre afectos de sus hijos y de su nueva mujer, el hecho de no tener amigos, , le hace refugiarse en su egoísmo buscando goces externos en otras mujeres y alcohol. La falta de sentimientos, de buenos consejeros, de educación en general……hace que dé rienda a sus más bajas pasiones

EL SACAMANTECAS VITORIANO EN LA LITERATURA, EL CINE y LA MÚSICA

Seguramente habrá más pelícúlas amateur, mas obras de teatro…pero estas son las que he encontrado por ahora.

Respecto a la literatura:
1.- Hay una cita a Garayo en la novela “La familia de Errotabo”, de Pío Baroja. En ella, afirma que Gregorio Mayoral Sendino estrena su carrera como verdugo con la ejecución de Díaz de Garayo (un dato erróneo como hemos visto)
2.- Novela “Cuerda de presos” (origen de la posterior película del mismo título), de Tomás Salvador.
En la novela se narra el viaje para trasladar al “Sacamantecas” desde donde es detenido (en León en la novela) hasta Vitoria, para ser juzgado aquí. Desde León a Pancorbo (Burgos) el traslado es realizado a pie, con sacamantecas acompañado de 2 guardias civiles (luego de ahí a Vitoria será en tren). La novela obtuvo el premio nacional de literatura en 1955 (posteriormente, en 1960, con la novela “El atentado” ganó el premio Planeta de novela). El traslado duraba once días y en la novela se desgranan todas las vicisitudes que pasan los dos guardias y Juan Diaz de Garayo.

3. En agosto de 2017, sale la novela “El Sacamantecas”,  primera novela escrita por otro vitoriano, Jesús del Val, residente en Alicante. El subtítulo es “La historia real del primer asesino en serie de España”. El dibujo de la portada del libro es de obra de Francisco Simarro. En la novela se recorre en una ficción histórica la era del que llama primer asesino en serie español, sus víctimas y su juicio o el agente que le arrestó. Jesús del Val la define como “novela histórica y policíaca, con hechos reales, personajes reales pero con el fin de entretener”. Ya en 1979, Del val codirigió una película en 16 milímetros con Juan Carlos Ruiz de Gordoa. Del Val lo tiene claro, el motivo de los crímenes sólo era el económico, ” unos pocos reales: una prostituta quería cinco, él ofrecía tres y al no ponerse de acuerdo, se la cargaba por dos reales”.

En teatro, he encontrado la obra “EL SACAMANTECAS” Espectáculo teatral sobre la vida y ajusticiamiento de Juan Díaz de Garayo” El Zurrumbon”. Realizada en la Casa del Cordón de Vitoria-Gasteiz. Grupo de teatro “Piropolis Teatro”, con Txaro Martínez Urízar en la dirección artística, puesta en escena, diseño vestuario e interpretación (Noviembre de 2006 a enero de 2007). En ella, los textos son el romance del ciego antes citado, que transcribo es estas fotos:

En el cine: aparte de multitud de cortometrajes y vídeos amateurs realizados con dicho título o sobre dicho personaje, ya sean metafóricas o realistas, hay dos películas que se destacan por encima de todas:
1.- La principal es: “Cuerda de Presos”, del año 1956. Película de Pedro Lazaga y que además, dentro de la misma, vemos escenas rodadas en Vitoria-Gasteiz. No hace mucho la pusieron por Televisión y pude verla. Rara rara rara, eso sí. 🙂 La película narra la historia de la novela de su mismo nombre, el traslado de Garayo desde su detención a Vitoria. Sacamantecas estará interpretado por Fernando sancho. Algunas escenas rodadas en Vitoria: escaleras de San Bartolomé, Matxete, palacio de la Diputación, estación de tren (aparte de escenas en Poza de la Sal, Trespaderme, Frías, Riaño…)…

2.- La segunda película es “El sacamantecas” (1979), un mediometraje amateur, realizado en 16 mm. por componentes del grupo de Cine del Consejo de Cultura de la Diputación Foral de Álava
Director: Jesús María del Val Sáenz De Ugarte, Juan Carlos Ruiz De Gordoa (guión de ellos y Juan Carlos Martínez, Ramón Mateos y Manolo Larrazcueta) La mayoría de los personajes que aparecen en la película no eran actores profesionales, sino vitorianos muy conocidos en la ciudad como la locutora de radio Judith Cobo en el papel de molinera o Ernesto Santolaya, Carmen Carrión, Venancio del Val, Jesús Ibañez de Matauco, Juán Ignacio Bajo, Jaime Apilánez, Txema Blasco, Jesús Ibañez De Matauco, Mary del Val, Carmen Carrión…
Sinopsis: A finales del siglo pasado una serie de mujeres aparecen muertas en los alrededores de Vitoria. La población aterrorizada comienza a hablar de un misterioso personaje que extrae y devora las entrañas de sus víctimas. Así nace la leyenda del Sacamantecas. Cuando el labrador Juán Díaz de Garayo es arrestado y se confiesa autor de seis de los crímenes, el garrote vil o el manicomio son las dos únicas que se le ofrecen.
Los medios económicos fueron muy escasos y gracias a la aportación de “Bolsillos particulares, S.A.” fue posible la realización del proyecto.
No he podido verla ni encontrar ningún vídeo sobre ella, justo alguna foto de la misma en la página del Museo Artium.
Localizaciones: Iglesia de San Miguel, el Casco Viejo, Parque de la Florida, la Escuela de Artes y Oficios, Gomecha y Olarizu.

3. Cortometraje “Vitoria de Leyenda: El Sacamantecas”. Es uno de los 5 cortometrajes que forman el proyecto “Vitoria de Leyenda”, del productor y guionista vitoriano David Alvarez. Realizado en 2016, de 20 minutos de duración.

En la música, destacar el DISCO DE “D-tox, Distorsion toxica” titulado “El Sacamantecas” , con letras como esta: “Quién no recuerda 1870, algunos ancianos aún comentan extirpaciones en noches sangrientas, hazañas turbulentas en penumbras alavesas. Un perturbado: ¡Juan Díaz de Garayo! oculto campesino de rostro desfigurado mataba a las putas tras haber follado y sacaba sus entrañas con terribles navajazos. De este tipo aprendió Jack el Destripador, pero en menos leyendas se le mencionó. Aunque tuvo un final feliz, a garrote vil tuvo que morir. Una historia para oír antes de irte a dormir. ¡Huye! ¡Ya se acerca! ¡Al acecho está El Sacamantecas!”

Videos-audios de Youtube:
Hay bastantes audios en youtube, sobre todo del programa Milenio3 de Iker Jimenez:
De Aluka Nanika para Milenio3 – La Nave del Misterio (AUDIO)

Monográficos Zona Cero: Los sacamantecas (AUDIO):

Milenio 3 – La nave del misterio. El Sacamantecas, Leyenda y Realidad (AUDIO)

Milenio 3 – El sacamantecas de Vitoria. El primer asesino en serie (AUDIO)

El Sacamantecas – Juan Díaz de Garayo. Mas allá del Terror. (audio)

Juan Díaz de Garayo “El Sacamantecas”. Carlos Zarco (audio con muchas fotos)

Sacamantecas (Mis Enigmas Favoritos), entrevista con Jose Manuel Frías

Juan Diaz De Garayo el asesino sacamantecas. Herector TV (audio con fotos)
https://www.youtube.com/watch?v=cvxmXG0faG0

ENLACES, FUENTES y AGRADECIMIENTOS:

La verdad es que pones Sacamantecas en el google y te salen bastantes más de una docena de libros escritos sobre este personaje, de todo tipo (aparte de centenares de reseñas bibliográficas de artículos diversos), así que la literatura sobre este tema es amplia.
Como este blog de historias es sólo divulgativo, tampoco es cuestión de hacer un estudio exhaustivo así que por mi parte…..
Destaco por ello estas fuentes:
– Libro de “Figuras delincuentes” de Constancio Bernaldo de Quirós (1898).
– El bonito artículo publicado en la web salvatierra-agurain.es<http://salvatierra-agurain.es/>, sobre “Garayo el Sacamatecas”, de donde he sacado un par de fotos que no tenía aparte de que me ha servido para ordenar algunas fechas sobre las que tenía dudas. Y por supuesto, todo lo escrito por el investigador de misterios Julio Corral, sobre este y otros misterios de la ciudad.
– Artículo publicado por LA VANGUARDIA el día 21 de mayo de 1881 , solo diez días tras la ejecución, por el periodista Escuder, con tres páginas dedicadas a Garayo y su autopsia
– José María Esquerdo: Conferencia sobre: Locos que no lo parecen: Garayo el Sacamantecas, Facultad de Medicina de Madrid – 1881 (dos conferencias).
– Conferencia de Ramón de Apraiz: “El Sacamantecas . Cuerdo o loco?”, impartida en el Ateneo de Vitoria el 11 de febrero de 1881.
– Libro “El Sacamantecas. Su retrato y sus crímenes”, por Ricardo Becerro de Bengoa, año 1881 (una historia de los crímenes realizada cuando todavía estaba en la cárcel)
Y algunos otros textos de blogs personales como el de Julio Corral, Vitoriano, etc…

2 comentarios sobre “EL SACAMANTECAS: EL ALAVÉS QUE HORRORIZÓ Y SIGUE ASUSTANDO A MILLONES DE PERSONAS EN EL MUNDO.(Juan Diaz de Garayo)”

  1. Koldo zuazo en su libro Arabako Euskera, recoge testimonios en Oreitia y Kanpezu de un personaje similar al Hombre del saco o El Sacamantecas. Hablamos de Morroko. Es muy posible que la “creencia” en este personaje se extendiera por lo menos en la zona este de Álava.
    Felicidades por este fantástico blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *