EMILIO DE ALAVA Y SAUTU Y EL CITROËN VI-399 QUE ASCENDÍA MONTES Y ESCALERAS

Seguro que habéis oído hablar de la gesta de subir en un coche de los años 20 a la cruz del Gorbea, o subir las escaleras de San Miguel….
Aprovechando que la anterior entrada iba de automóviles antiguos de Vitoria-Gasteiz, empiezo esta sección de biografías de personajes vitorianos con Emilio Álava.

BIOGRAFÍA DE EMILIO DE ÁLAVA Y SAUTU

No nos quedemos con la anécdota del coche, Emilio fue muchísimo más para esta ciudad: fue un deportista olímpico, un inventor, un buscador de petróleo, empresario…..
Nació en Vitoria-Gasteiz el 5 de mayo de 1889 y murió el 18 de abril de 1974.
0-emilioalavasautu-300x300Un gran deportista: empezó en ciclismo, llegando a ser campeón de Álava entre 1907 y 1910 y ganó varias pruebas en esos años. Tras dejar el ciclismo marchó a Argentina y empezó a participar en tiro olímpico, en la especialidad de pistola rápida, desde 25 metros de distancia y a 60 dianas.
En 1935 obtuvo la puntuación necesaria para tomar parte en el Campeonato del Mundo que se disputó en Roma, siendo uno de los tres tiradores españoles seleccionados para formar el equipo de pistola de velocidad.
Se clasificó para las Olimpiadas de Berlín pero por la guerra civil no pudo asistir. En 1946 se proclamó campeón de España en Barcelona.
En 1952 por fin pudo tomar parte en las Olimpiadas de Helsinki como tirador con pistola, quedando en segundo lugar en la primera ronda, con sólo una diferencia de un punto respecto al campeón del mundo de tiro, aunque finalmente obtuvo la posición 13. Fue el segundo alavés en participar en unas olimpiadas y, con 63 años, es hasta la fecha el deportista español de más edad en participar en unas olimpiadas.
En 1953 se proclamó por segunda vez campeón de España de tiro en la modalidad de pistola de velocidad, en Valladolid. En 1959, con 70 años de edad ya cumplidos, tomó parte en los Campeonatos de Europa de tiro.
También fue jugador de ajedrez y presidente de la federación alavesa de ajedrez.
Pero a Emilio Álava se le conoce también por otros aspectos profesionales de su vida:
Como empresario, fue pionero en la importación de vehículos Citroën (dueño del 1924-emilio-alava-gorbeaconcesionario, junto a Ignacio Lascaray). En 1924 compró en Paris su famoso Citroën 5 HP  (el «Cascarilla») y ese mismo año, por una apuesta, subió con él hasta la cima del Monte Gorbea y, no contento con ello, subió las escaleras que dan acceso a la balconada de San Miguel y a VillaSuso. Posteriormente, en 1966, repetiría ambas gestas, ya con 77 años de edad, en esta ocasión subió el Gorbea acompañado de sus amigos Lucio Lascaray y Manuel Jimenez «Zape» (hubo una tercera vez que subió las escaleras pero sin público) (en 2004 su hijo subió las escaleras con el mismo coche, una vez más, en 2004).
Como inventor contó con varias patentes, como un sistema de suspensión de disco en vehículos de ruedas, o un novedoso sistema para espolvorear o distribuir productos en polvo.
También fue conocido en España como “EL rey del petróleo”. Emilio decía que esquela-de-e-miliotenía un método secreto infalible para la detección de yacimientos petrolíferos y que España poseía grandes reservas de hidrocarburos. Incluso llegó a ofrecer una subvención a fondo perdido de 1 millón de pesetas a la compañía petrolífera que realizara prospecciones en una de las zonas indicadas por él. Sin embargo, a pesar de obtener un gran eco por parte de los medios de comunicación, Emilio no tuvo éxito en sus llamamientos y a pesar de invertir mucho tiempo y dinero murió sin que ninguna compañía petrolífera ni el estado hicieran caso a sus llamamientos. Su método secreto estaba basado en los principios de la radiestesia, algo muy poco “científico” y los lugares donde él decía que habría que perforar no coincidían con los que la ciencia decía.
En la fotografía, noticia aparecida en el ABC, al día siguiente de su fallecimiento, glosando su faceta de buscador de petróleo.

En pocos lugares se puede leer que Emilio era hermano de otro grande alavés, Luis Alava y Sautu, fusilado por el franquismo en 1946 (7 años después de haber acabado ya la guerra civil) , un gran hombre del que hablaremos en otra ocasión

LAS GESTAS DE EMILIO ÁLAVA CON EL “CASCARILLA”, EL CITRÖEN 5HP QUE SUBÍA MONTES Y ESCALERAS

El automóvil del que hablamos lo compró en 1924 en Francia, era un Citroën de 4 cilindros y 5 HP de potencia (hoy todavía flamante y de color amarillo, el vehículo más antiguo que está en circulación en Vitoria, esta vez conducido por su hijo, Javier Álava)
Un vehículo que es historia de Vitoria: Ha subido en dos ocasiones el Gorbea y en tres las escaleras de San Miguel y del Matxete a Villa Suso.
1924-emilio-alava-en-el-gorbea-1924(en la foto, imágenes de dicha subida de 1924, de Balbino Sobrado)

La historia la contaba su hijo en una entrevista: Emilio iba al café Iruña (que estaba en la Plaza del Arca), con su coche recién estrenado. Allí un amigo, Toribio Erenchun (tenía la concesión de Ford) se metía con ese «cacharro” y Emilio le dijo: “Donde yo vaya con el 5 caballos tú ni te podrás acercar”. A los pocos días, el día 29 de octubre de 1924, con 4 meses que tenía el coche, Emilio volvía al café con fotos de su citroën en la cima del Gorbea, acallando las chanzas de Toribio.

De camino al Gorbea, 29-10-1924 . Foto Balbino Sobrado.
1924-emilo-alava-en-gorbea29-10-1924-balbino-sobrado-101

Emilio Alava e Ignacio Lascaray en la cima del Gorbea, foto Balbino Sobrado, 29 octubre 1924

Y una noticia de día siguiente aparecida en 1924 en La Gaceta del Norte)

1924-gaceta-del-norte-30-octubre

Más tarde, en el mismo café, hablando de que había cambiado la transmisión al coche,  dijo que «ahora ya subía hasta escaleras.» Alguien se rió de la guasa y dicho y hecho: a las 11 de la noche fueron a las escaleras y subieron las escaleras desde el Matxete hasta Villa Suso.

LA SEGUNDA VEZ:

Tras ello, como contaba Iñaki García Uribe en Deia (2-1-2022), y amigo de ambas familias (Álava y Lascaray) al año siguiente el coche fue vendido a la empresa Villavias Mestre y Cía  más tarde, en 1929, a un particular de Burgos. Todavía pasó por al menos dos manos más hasta que en 1934 lo compró un particular de Logroño y en 1950 otro de Bilbao. Dos manos más y en 1955 lo compra uno de Barakaldo y en 1963 uno de Bilbao. Finalmente, tras 12 propietarios, en 1966 vuelve a las manos originales, ya que Emilio Álava Sautu lo vuelve a comprar el 14 de enero de 1966. Y con su nuevo-viejo coche… vuelve a sus gestas: ese año 1966, en septiembre, con 77 años, 1966-emilio-alava-en-enl-gorbeavolvió a subir al Gorbea, acompañado de Lucio Lascaray y de Ramón Jiménez ‘Zape’, vestido de blusa. Esta vez había fotógrafos profesionales como Arocena y Querejazu y periodistas como Sedano, que hicieron del acontecimiento algo sonado. La cumbre se llenó con miles de montañeros y curiosos y salió en varios medios de comunicación, no solo alaveses.

En las siguientes fotos se puede ver más sobre su segunda gesta en el Gorbea:

1966-emilio-alava-en-el-gorbea

Posteriormente, el 25 de septiembre de 1966, días después de lo del Gorbea, repitió la otra gesta con una Plaza de la Virgen Blanca abarrotada: ascendió con su Citroën VI-399 2004-escalerashasta el Villa Suso – El Campillo, cruzando tanto las escaleras de San Miguel como las empinadas de San Bartolomé (una anécdota de fanfarrón que podía permitirse ya con su edad y alegría: a la mitad llenó el radiador del coche con vino de Rioja).

Noticia aparecida en “La Vanguardia Española”, el 8 de septiembre de 1966:

1966-escaleras-la-vanguardia-espanola-8-de-septiembre-de-1966

LA TERCERA

El hijo, Javier Álava, nacido en 1940, sigue sus pasos, hoy cuida el coche con mimo, participó en las olimpiadas de 1968 de México y ha vuelto a hacer las gestas de su padre con el mismo coche.
33990da1En agosto de 2004 Javier Álava, con el mismo coche, volvió a subir las escaleras que van desde la plaza de la Virgen Blanca hasta Villa Suso-El Campillo. Más de 100 escaleras en tres tramos con un ángulo de ascensión de hasta el 45%. La noche anterior a la subida oficial practicó y las subió sin problemas pero el día oficial no pudo conseguirlo porque le patinó el coche ya que había llovido y estaban las escaleras mojadas. Tuvo que ser al día siguiente cuando, ya en seco, lo consiguió sin problemas.

El 4 de agosto de 2016, tras meses de gestiones administrativas y de operativo organizativo por parte del amigo ya citado,  Iñaki García Uribe, el cascarilla de los Álava vuelve a subir por tercera vez al Gorbea,  conducido esta vez también, por el hijo, Javi Álava (foto de Iñaki Garcia Uribe en Deia):

Fotografía del automóvil, todavía en funcionamiento actualmente:

vi-399

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.