LA TORRE DE DOÑA OTXANDA DE VITORIA-GASTEIZ

Aunque se la conoce como Torre de Doña Otxanda ha tenido otros nombres: Torre de los Iruña, Casa de la Quintina, Casa de la Micaela….. (estos últimos por los negocios que se ubicaron en sus bajos en el siglo XIX: un bar y una tienda de verduras, también fue alojamiento de los aldeanos y cuadra de sus animales, cuando venían al mercado de abastos de la ciudad). Estate seguro que los setentones de ahora aún la llaman así, Torre de la Quintina, porque desde 1847  el mayordomo de la familia Velasco (la propietaria) se la ofreció a Quintina Escoriaza, casada con un carpintero de la ciudad, Antonio Anchieta, para que la ocupara y pusiera ahí ella su negocio.


SITUACIÓN
Se sitúa en la que hoy se conoce como Calle Siervas de Jesús, frente a la plaza de Aldabe, defendiendo lo que fue una entrada a la ciudad: la Puerta de Aldabe. La entrada principal histórica a la vivienda y torre era, por ello, desde la calle interior, la Calle Herrería. Tras la «restauración», hoy alberga al Museo de Ciencias Naturales de la Ciudad.

DESCRIPCIÓN E HISTORIA DEL EDIFICIO
La torre de doña Ochanda fue en su origen, siglo XV, una Torre-fortaleza medieval que defendía, desde su fachada exterior, la muralla de la ciudad y en concreto la llamada “Puerta de Aldabe”, una de las entradas a la ciudad y el “Arco de la Herrería”, en la calle interior (todavía en las fotos puede observarse el arranque de dicho arco). A su lado discurría el río Zapardiel, que hacía de foso defensivo natural de la muralla en toda la calle amurallada, que en ese momento se llamaba “Cercas Altas”. Todo ello hacía que la torre fuera muy importante estratégicamente como defensa de las Cercas Bajas
A principios del siglo XVI, los IRUÑA, Andrés Martínez de Iruña y su esposa Catalina de Álava y Esquivel, reconstruyeron la torre convirtiéndola en su casa-fuerte palacio, a la que se accedía desde el interior de la ciudad, en la calle Herrería. En el original, la torre primitiva se situaba encima del edificio que hacía esquina, junto a la puerta.. Al edificio le pusieron el nombre de su hija, doña Ochanda de Iruña y Álava, y de ahí el nombre con el que se conoce a esta torre.

(Fotos: Parte delantera y parte trasera,  de Santiago Arina, 1956 y Arqué, 1965)
torre-dona-otxanda-trasera-1965-en-herreria-foto-arque

MORADORES Y NOMBRES DEL CONJUNTO HISTÓRICO
Los primeros pobladores fueron los Iruñas, tomando por ello dicho nombre. Posteriormente, tras la restauración del siglo XVI, le pusieron el nombre de Torre de Doña Otxanda en honor a la hija de los moradores, nombre que porta actualmente.

Tras pasar por diferentes familias, por sus casamientos y sucesiones, pasó a la familia de los Alava y Uriarte (principios del siglo XVIII), Álava y Arista (siglo XVIII) y familia Velasco (José de Velasco Alava-Arista) en el siglo XIX (1823). Tras ello pasó a ser finalmente propiedad de los Marqueses del Fresno (Francisco Diaz de Arcaya y Natividad de Verastegui y Velasco (bisnieta de José de Velasco)) que la vendieron finalmente a la Caja de Ahorros Municipal, siendo restaurada por esta institución en 1971.

Como comentaba al principio, la casa fue conocida como La Casa de la Quintina, ya que fue Quintina Escoriaza (en 1847) y sus descendientes, quienes la habitaron y tenían en dicho lugar, en la parte de Herrería, un negocio popular.
torre-dona-otxanda-1968-ines-apraiz-castellanosOtro nombre que tuvo fue la Casa de la Micaela, que estaba casada con un sucesor de la Quintina, Agustín Ibargoitia, que tenía un puesto de venta de verduras que simultaneaba con otro en la plaza de abastos y además servía el edificio de alojamiento para los aldeanos que venían al mercado y utilizaban la cuadra para las caballerías. Tras ellos es cuando finalmente  pasa a ser propiedad de la familia de los Marqueses del Fresno, que la vendieron a la Caja de Ahorros Municipal, que fue quien la restauró en 1971. Posteriormente, en 1982, fue vendida a la Diputación Foral de Álava, que la convirtió en el museo actual.

(En la foto anterior, vista trasera donde se observa el arranque del arco que cerraba la entrada de la calle Herrería. 1968, foto de Inés Apraiz)

LA ¿RESTAURACIÓN? DEL EDIFICIO

Mas que de restauración hay que hablar de la reconstrucción, ya que el edificio, tras las obras, no se parecía en nada a lo que había sido ni al principio ni al final. eso sí, es bonito, no cabe duda, y da el pego medieval.

Antes de la transformación final, la Torre fortaleza palacio ya había sufrido muchas transformaciones.

La torre fuerte era la casa de la esquina, no la que parece ahora la torre, pero en los últimos siglos ya se había transformado para poder ser usado como diversas viviendas. La transformación polémica tuvo lugar entre los años 1968 y 1971. El edificio fue reconstruido totalmente tomando el aspecto que tiene actualmente.

Esas obras significaron que desaparecieran algunos elementos antiguos que hacían referencia a su función defensiva original (la torre defensiva era el edificio de la esquina y muchos menos alto que la torre nueva) y que se añadieran muchos elementos, entre ellos la propia torre con el coronamiento actual con voladizo sobre modillones de tres curvas, que se levantó sobre los restos de una casa medieval del siglo XV.

La restauración se realizó bajo la dirección de los arquitectos Emilio y Luis Ángel Apraiz (padre e hijo), en base a criterios historicistas con añadidos en estilo gótico-renacentista lombardo (como no había grabados del edifico original, se basaron en modelos de la época en la que el edificio fue construido).

Estas son fotos de las diferentes fases de la reconstrucción, para que podáis ver el proceso (las de la reconstrucción, sacadas de la web de apraizarquitectos.com):

Foto de Santiago Arina, en 1956

Foto del 22-de-junio-de-1964, Foto ARQUÉ en el Archivo de la Caja Municipal de Vitoria

Durante la construcción de la torre nueva, sobre 1970

Recién  terminada, en 1972

La casa antigua restaurada, la parte de la esquina, dispone en su primera planta, de muros de mampostería, mientras que la planta superior se cierra con un entramado de madera y ladrillo. La mayoría de los huecos son adintelados, con la excepción de dos arcos en la fachada que da a la calle Siervas de Jesús, y cinco en la que da a la calle Herrería. En la fachada de la calle Herrería destaca un escudo de armas, con los blasones de los Iruña, los Guevara y los Álava.
Fotos de la parte trasera, en calle Herrería, antes de la restauración, durante, y tal y como ha quedado actualmente:

Año 1959, foto de Santiago Arina

(Primer apuntalamiento, año 1968, Foto del archivo de la Caja Municipal de Vitoria)

(En plena transformación, 1970, Archivo Caja Municipal de Vitoria)

(En plena transformación, 1970, Archivo Caja Municipal de Vitoria)

Resultado final, actualidad.

Actualmente el edificio alberga el Museo de Ciencias Naturales de Álava y el edifico está protegido por la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. Junto a la torre se encuentra un grupo de casas del siglo XVII y XVIII.

Para que veáis como estaba el interior cuando se realizó la restauración, varias fotos sacadas de apraizarquitectos.com:

ENLACES: Página web de Página de Flickr de fotos de “apraizarquitectos.com” sobre la restauración de la Torre de Doña Otxanda, de los arquitectos Emilio Apraiz Buesa y Luis Ángel Apraiz Oar (IR A LA PÁGINA), Página del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Artículo de Jose María Bastida (Txapi») en LA MIRADA, y otros enlaces diversos en la web.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.